… Encontrar algo magnífico mientras se busca otra cosa, descubrir algo valioso por casualidad, realizar por azar un acto de sagacidad, esto es Serendipity…

26 agosto 2010

Julio Cortázar


"En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las cosas tal como me son dadas."








Pretendo escribir de Julio Cortázar, quien un día como hoy 26 de Agosto pero de 1914, daba por vez primera su respiro en esta vida.

Ya mucho se ha dicho sobre él...
Su vida

Hoy solo quiero manifestar que no hay manera de agradecerle todo lo que él ha hecho por muchos de nosotros: darnos una pauta para la imaginación, cruzar un puente de la realidad a la ficción, exhortarnos a amara tanto como podamos...

A quien habremos de agradecerle por ¿el maestro del relato corto? por ¿uno de los autores mas innovadores y originales de su tiempo? por sumergirnos en ese mundo mágico donde las fronteras entre la realidad y la ficción parecen desvanecerse...

Cortázar me ha dejado: Espejos, Tornillos, Puentes, Espirales, París, Cronopios, Famas y Esperanzas, Bocas, Dedos, Mate, Vino, Cigarros, Hoteles con olor a sopa, Perras negras, Conejos blancos, Instrucciones, me ha extendido una mano para hacerme parte de sus letras y eso, no se termina de agradecer nunca.

Grande es Julio, hoy a 96 de su nacimiento urdo en sus letras, letras en las que cada vez después de tantas veces encuentro algo sorprendente, a mis 26 años de vida me dan unas terribles ganas de decirle a mi madre porque no se espero un mes mas, porque no hizo cálculos para que yo naciera un 12 de Febrero de 1984, cuando el Gran cronopio se despedia de esta vida y yo venia a la mía, quizás en un segundo mágico yo habría podido extenderle anticipadamente el mas grande de mis agradecimientos. Sin embargo me reconforta la idea de que por lo menos un mes y siete días, existimos juntos en la misma vida.

"Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra "madre" era la palabra "madre" y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mi un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba."

No hay comentarios.: